El espasmo muscular o calambre

¿Qué hacer?
CUANDO SE ESTÁ SUFRIENDO DE UN CALAMBRE

• En la pantorrilla
– Estirar las piernas tanto como sea posible y mantenerlas en la misma posición durante media hora.
– Estando de pie, empujar el talón hacia el suelo y doble los dedos del pie hacia arriba.
– Empujar los dedos contra la pared y estirar los músculos de la pantorrilla unas 15-20 veces.
• Para ayudar a otro
Sobre el suelo, levantar la pierna acalambrada y apoyarla en la rodilla. En esta posición, flexionar el pie llevando la parte anterior del mismo hacia la cara anterior de la pierna y empujar levemente la rodilla contra el suelo.
• Si está nadando
Ayudar a salir rápidamente del agua. Luego se debe acostar en el suelo y cubrir con una toalla o cualquier otra prenda que pueda abrigarla.

LOS CALAMBRES Y SUS REMEDIOS CASEROS

El espasmo muscular o calambre es una contracción involuntaria de los músculos,  se presentan cuando un músculo se tensiona (contrae) sin que uno trate de hacerlo.  Se originan por un movimiento poco habitual, por mecanismo reflejo, por permanecer en una posición por mucho o a una situación de agotamiento muscular.
Si éstos son recurrentes puede indicar una deficiencia vitamínica o de minerales (como el calcio) en la dieta.
Se dan más en personas con trastornos musculares, sometidas a estrés, con estrechez de arterias esquemia (déficit de aporte de oxígeno), con várices (dificultad en el retorno venoso), embarazadas.

REMEDIOS

#1: Verter en un vaso de leche una cucharadita de miel y una cucharadita de jugo de limón. Tomar un vaso de esta preparación antes de dormir, ya que tiene propiedades relajantes para combatir especialmente los calambres nocturnos.

#2 Disolver una o dos cucharaditas de miel o melaza en un vaso de agua tibia. Tomar un vaso inmediatamente cuando se sienta los calambres.

#3 Hervir 2 cucharadas de hojas secas de ortigas durante 5 minutos en un litro de agua. Dejar reposar 15 minutos y tomar una taza tres veces al día. Esta infusión previene la aparición de calambres.

#4 Lavar y partir en varios pedazos una raíz de ruibarbo y luego colocar en un litro de agua. Hervir por 15 minutos y retirar del fuego. Tomar un vaso de este jugo endulzado con miel y diluido en agua mineral, por lo menos, dos veces al día como método de prevención.

#5 Aplicar en la zona afectada un paño embebido en agua fresca mezclada en partes iguales con jugo de cebolla.

#6 Mezclar 5 gotas de aceite de castaño dela India en 1 cucharada de aceite de oliva. Masajear con delicadeza las áreas afectadas por el calambre.

#7 Lavar una cebolla grande y partir en varios pedazos. Después licuar por varios segundos. Colar y mojar la piel de la zona afectada con este jugo. Frotar con fuerza hasta que la temperatura de la piel se eleve Repetir tres veces al día.

#8 Añadir al agua de baño de tina 25 gotas de aceite esencial de tomillo mezclado en 1 cucharadita de aceite de almendra.

#9 Aplicar varias gotas de tintura de mirra es un paño tibio y masajear varias veces sobre la zona afectada.

#10 Mezclar 10 gotas de aceite esencial de clavo de olor en 1 cucharada de aceite de girasol. Masajear lentamente el músculo adolorido por el calambre.

#11 Realizar fricciones con vinagre de manzana sobre la zona afectada.

#12 Colocar sobre el área con dolor cataplasmas de lino y manzanilla y dejar puesta por varios minutos

#13 Usar, de las Sales de Schüssler, el fosfato magnésico, el fosfato cálcico y el fosfato potásico.

#14 Usar el castaño rojo, esencia de las Flores de Bach

#15 Aplicar un masaje de aromaterapia con la mezcla de 2 gotas de cada una de estas esencias: Albahaca, lemongras y mejorana. Verter en 1 cucharada de aceite de almendra. Frotar con suavidad sobre la zona afectada..

#16 Hervir, durante 5 minutos, 2 cucharadas de manzanilla en 1 taza de agua. Retirar del fuego y tomar junto con 4 cucharadas de miel de abeja y una cucharada de polen de abeja.

Clic para leer sobre hierbas medicinales.

RECOMENDACIONES PREVENTIVAS

• Evitar permanecer muchas horas de pie o sentada con las piernas por debajo del nivel de las caderas, ya que provoca un aumento de retención de líquidos en las piernas, lo que causa desequilibrios en determinados iones (sodio y potasio, por ejemplo) que pueden originar calambres durante el descanso nocturno.

• Evitar las tensiones nerviosas.

• Hacer pequeños descansos durante la jomada de trabajo más si se trabaja con máquinas y herramientas pesadas.

• Consumir alimentos que contengan minerales como lechugas, espinaca, hinojo, berro, acelga, repollo, repollitos de Bruselas y remolacha.

• Ingerir durante el embarazo leche de soya, quinua, castañas, nueces, almendras.

• Tomar el suplemento vitamínico y mineral.

• Realizar ejercicios de calentamientos en forma gradual antes de efectuar actividades físicas exigentes.

• Las duchas calientes antes de acostarse es otro buen remedio. También se aplica chorros de agua caliente en la zona dolorosa por unos minutos.

Anuncios

2 comentarios en “El espasmo muscular o calambre

  1. Muchìsimas gracias!!!!!! Sufro mucho de calambres y hay noches que no puedo dormir. Este artìculo me viene de perillas. Gracias y cariñosos saludos. Carlotta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s