Química de los estados emocionales

¿Qué nos hace felices? ¿La familia? ¿Los amigos? ¿El dinero? ¿El amor? Según científicos de la Universidad de California (UCLA), al menos a nivel químico todo está en manos de un péptido que actúa como neurotransmisor y que recibe el nombre de hipocretina. Tal y como publican los investigadores en Nature Communications, la concentración de este péptido aumenta cuando nos sentimos felices mientras que disminuye cuando nos encontramos tristes y abatidos.CIENCIA

Los experimentos llevados a cabo midiendo los niveles de hipocretina en ocho pacientes mientras veían la televisión, interactuaban con otros sujetos, comían, etc. mostraron que los niveles de hipocretina eran máximos cuando se experimentaban emociones positivas, así como en interacciones sociales y en situaciones que suscitaban enfado. Además, este péptido siempre se asociaba con el estado de vigilia. Por otro lado, los científicos aseguran haber comprobado que, en su ausencia, “dejamos de buscar la sensación de placer”. “Anormalidades en la activación de este sistema podrían contribuir a diversos trastornos psiquiátricos”, concluye Jerome Siegel, coautor del estudio.

Actualmente se usan antagonistas de la hipocretina como píldoras para dormir, lo que, según se desprende del nuevo trabajo, además de cambiar los patrones de sueño podría alterar negativamente el estado de ánimo. De hecho, Siegel y sus colegas están convencidos que administrar directamente hipocretina a humanos podría mejorar el estado de ánimo y los niveles de alerta. Dicho de otro modo, esta proteína podría convertirse en la “píldora de la felicidad”.

 HORMONAS DE LA FELICIDAD: HIPOCRETINA

Asociamos:

  • la testosterona a la agresividad y la excitación física,
  • los cambios de serotonina con el bienestar y la tristeza,
  • la dopamina es la clave química del placer y la motivación, y
  • a la oxitocina la llamamos la hormona del apego, la confianza y el amor.

Y ahora un nuevo péptido entra en escena en esta manida relación entre neuroquímica y emociones o comportamiento social: la hipocretina.

Hipocretina. Gráfico: JM Álvarez / Metagràfic

Estudiada desde finales de los 90 por su relación con los ciclos de sueño y vigilia, y descubierto que muchos pacientes narcolépsicos sufrían un gran déficit de células productoras de hipocretina, una reciente investigación publicada en Nature Communications ha observado que los niveles cerebrales de esta sustancia no sólo fluctúan en función de cuan despiertos o dormidos nos sintamos, sino que “son más altos en los momentos que reímos o nos sentimos contentos y excitados, y más bajos cuando nos sentimos frustrados, tristes o con dolor”, explican los investigadores de laUniversity of California Los ángeles (UCLA) en su estudio.

Estos resultados son los primeros en asociar el neurotransmisor hipocretina a estados emocionales. Los investigadores analizaron primero cerebros de ratas para comprobar que la hipocretina se modulan en la amígdala y el hipotálamo, y de allí se distribuyen a diferentes áreas del cerebro. Pero en una segunda fase estudiaron los cambios de este neurotransmisor en ocho pacientes con epilepsia, registrando cada 15 minutos la actividad que estaban haciendo, su estado de ánimo subjetivo, y cual era su nivel de hipocretina.

Las observaciones fueron que efectivamente la hipocretina estaba más elevada en momentos de mayor vigilia, pero también había significativas fluctuaciones en función del estado anímico: alta durante la interacción social y el bienestar, y baja durante dolor o decaimiento.

Como en todo debate química-comportamiento, falta comprobar si es una experiencia positiva la que activa la síntesis de hipocretina, o si la subida de hipocretina podría hacernos sentir más felices, pero el líder el estudio, Jerome Siegel, considera que “la administración de hipocretina podría elevar el ánimo y la alerta en humanos”.

Los investigadores también creen que este neurotransmisor podría ser el mediador del estrecho vínculo entre depresión y problemas de sueño, y que “trastornos en el patrón de activación de estos sistemas podrían contribuir a desórdenes psiquiátricos”.

En ciencia se avanza cuando grupos independientes confirman o refutan resultados, pero parece que podemos empezar a incorporar a la hipocretina como una nueva hormona asociada a nuestras emociones. En este caso, al buen estado de ánimo.

© 2013 Conec. Todos los derechos reservados.


  • Referencia: Ashley M. Blouin, Itzhak Fried, Charles L. Wilson, Richard J. Staba, Eric J. Behnke, Hoa A. Lam, Nigel T. Maidment, Karl Æ. Karlsson, Jennifer L. Lapierre, Jerome M. Siegel. Human hypocretin and melanin-concentrating hormone levels are linked to emotion and social interaction. Nature Communications, 4: 1547 (2013)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s