¿Qué es la garrapata? ¿Cómo actúa? ¿Y cómo se la controla?

La garrapata urbana que afecta a los perros es sólo una de las 900 especies de este arácnido parasitario que se alimenta de su hospedador. Para la producción de ganado vacuno son un riesgo por las enfermedades que transmiten.

–Cuénteme a qué se dedica.chupa sangre

–Yo soy veterinario y trabajo en la estación experimental de Rafaela.

–¿Y qué hacen allí?

–Básicamente, estudiamos ecología de garrapatas con énfasis en las enfermedades transmitidas a las vacas y a las que le transmiten enfermedades al hombre.

–¿Qué es la garrapata?

–Es un hectoparásito que se alimenta de la sangre de sus hospedadores.

–No es un insecto.

–No, los insectos tienen seis patas; la garrapata es un arácnido que tiene ocho patas. Y parasita a todos los vertebrados salvo a los peces. Es un conjunto que abarca más de 900 especies en todo el mundo.

–¿Y qué produce?

–En el caso de la ganadería vacuna, que es el que nosotros trabajamos fuertemente, el problema más serio es en áreas tropicales y subtropicales. Porque parasita masivamente a los bovinos si no se las controla, les extrae sangre, les inocula toxinas y les transmite enfermedades, que en algunos casos pueden ser devastadoras si no se tiene la prevención adecuada.

–¿Y cómo se la controla?

–Uno de los problemas que tenemos es que el control más efectivo sigue siendo el uso de garrapaticidas químicos, pero las poblaciones de garrapatas van desarrollando resistencia y resulta cada vez más difícil controlarlas de ese modo. Por lo tanto, ahora estamos empezando a explorar lo que se llama “manejo integrado”, que sería involucrar algunas prácticas que utilicen estos garrapaticidas, pero tratar de disminuir el número lo más posible. Porque la resistencia está en función lineal del número de tratamientos: si producimos un número menor de tratamientos por año, prolongamos la vida útil del producto.

–¿Cómo es la ecología de la garrapata?

–Son unas 900 especies. En todo el mundo, unas 40 o 50 les ocasionan problemas a los animales domésticos o al hombre. La etiología no es uniforme. Por ejemplo, la garrapata del vacuno tiene un ciclo continuo todo el año; otras garrapatas que atacan a los animales silvestres tienen ciclos de diferentes procesos en la alimentación por sangre, un ciclo mucho más largo que el de las garrapatas de los vacunos. La de los vacunos puede producir cuatro generaciones por año; una garrapata común, de otro género, no produce más de una generación al año.

–Y en el mundo no rural, ¿qué pasa?

–Bueno, como se sabe, hay garrapatas en los animales domésticos. Posiblemente el mayor gasto en el control de un parásito en todo el mundo es el control de las garrapatas en los perros. Y la garrapata de los perros, la especie más común, es del ámbito urbano. O sea que dentro de la ciudad también hay un costo muy grande por el tratamiento de la garrapata que ataca al perro. Y hay otro fenómeno emergente, que es que con el incremento del turismo hacia zonas más preservadas ecológicamente, los turistas se ven afectados por garrapatas que transmiten enfermedades.

–¿Cómo actúa la garrapata?

–El ciclo más común es que una larva se sube a un hospedador, consume sangre y se cae. En el suelo se transforma en ninfa. Esa ninfa obtiene otro hospedador, se sube, se llena de sangre y luego cae al suelo y se transforma en un adulto. Ese adulto consigue otro hospedador; una hembra requiere grandes cantidades de sangre, hasta 4 o 5 mililitros. Cuando cae al suelo, pone miles de huevos, donde nacen larvas que reinician el ciclo. Cuando cualquier animal entra en ese ciclo, lo mantiene; eventualmente el hombre, cuando se introduce en focos ecológicos donde existen garrapatas, puede sufrir las consecuencias.

–La garrapata entra al cuerpo…

–Sólo una parte, la parte bucal. Todo el resto queda afuera.

–Y además de chupar sangre…

–Puede inocular organismos patógenos.

–¿Por ejemplo?

–Por ejemplo en el caso del ganado vacuno, inocula un microorganismo, cuyo nombre es babesia, y provoca daños gravísimos en el organismo. En el caso de los humanos, generalmente son infecciones relativamente benignas porque causan malestar y enfermedad pero no muerte.

–¿Qué son?

–Microorganismos. En algunos casos, en el norte argentino, si los afectados no son atendidos a tiempo, puede provocar la muerte.

–No es muy tranquilizador…

–No, es cierto.

–Ahora bien, tampoco es muy común ver a personas afectadas por garrapatas.

–Eso es cierto también, pero de todos modos hay que estar alerta sobre todo en los lugares que antes no eran visitados y ahora sí.

–¿Por ejemplo?

–El delta del Paraná.

–Y ante la mordedura, ¿qué hay que hacer?

–Consulta médica. Ante cualquier sospecha, hay que dirigirse al Hospital Muñiz.

–¿Quiénes son los más afectados?

–Los vacunos, por lejos. Hay garrapatas de aves y garrapatas que atacan a los equinos, pero el daño que causan no es comparable, en términos económicos al menos, con el que provocan en la ganadería vacuna. En Argentina no es tan grave porque empieza en el norte de Santa Fe y termina en la frontera norte. Pero hay países como Brasil y otros del norte de Sudamérica que prácticamente tienen toda su ganadería con riesgo de ser afectada por garrapatas, y eso es un riesgo enorme.

–¿Está controlado el asunto en Argentina?

–Argentina ha tenido un gran éxito y logró erradicar la garrapata de varios lugares en el sur. La garrapata, años atrás, estaba mucho más al sur. En este momento se está intentando mantener la zona liberada de la garrapata. El problema más serio que encontramos ahora es el de la resistencia a los acaricidas.

–¿Qué función cumple la garrapata en el equilibrio natural? Porque uno tiende a pensar que cada animal cumple una función…

–Yo no sé si llamar a esto desequilibrio o si en verdad es una consecuencia social del progreso tecnológico. La garrapata se transforma en un problema para la ganadería cuando se hace comercial, y en ese caso el uso de pasturas artificiales, el incremento del número de animales por superficie, hace que la garrapata tenga muchas más chances de seguir proliferando, porque va a tener todas las posibilidades de encontrar un hospedador. Por lo general, no ocurre con las garrapatas de los animales silvestres, que se mantienen dentro del ambiente, pero no provocan esos ataques masivos.

–En un ambiente natural, entonces, el ciclo de la garrapata estaría en equilibrio.

–Claro. Puede causar ciertos problemas un determinado tiempo, pero no sería un problema constante. En general, los parásitos en la naturaleza actúan como reguladores de las poblaciones de los animales silvestres. En una condición natural hay un equilibrio, pero en el caso de los vacunos hay un desequilibrio por causas tecnológicas.

–¿Se conoce la biología de la garrapata?

–Sí, se conoce relativamente bien. Y es un ciclo bastante simple, como le contaba.

–¿Con qué estrategia están intentando controlar esto?

–Ahora estamos viendo cuántos tratamientos hacen falta al principio del ciclo para que no se produzca una explosión “demográfica” dos meses después.

 Por Leonardo Moledo – DIALOGO CON ALBERTO GUGLIELMONE, INVESTIGADOR DEL INTA

Aspectos importantes a recordar con respecto a las garrapatas

  1. Se trata de arácnidos de ciclo biológico complejo, implicando a menudo fases de vida libre y varios hospedadores animales.
  2. Son animales cuya actividad está fuertemente influenciada por las condiciones climatológicas. En España las estaciones más problemáticas suelen coincidir con la primavera y el otoño, momentos en los que la humedad ambiental es mayor.
  3. Las garrapatas son animales parásitos que requieren picar al hombre o a otros animales (se alimentan de sangre). Adicionalmente, el proceso de picadura resulta mucho más lento, permaneciendo las garrapatas adheridas al hospedador largo tiempo. Esto explica su importante papel como vector o transmisor potencial de enfermedades.
  4. Las garrapatas son animales extraordinariamente resistentes y capaces, por ejemplo, de sobrevivir en condiciones de ayuno durante más de un año.
  5. En medio urbano y excepción hecha del caso de garrapatas de aves, su presencia resulta más infrecuente que en medio rural o forestal. En este contexto urbano, la garrapata más problemática es Rhipicephalus sanguineus (“Garrapata Parda del Perro”), cuya presencia se explica por la inadecuada desparasitación de mascotas (perros).
  6. El caso de las garrapatas de aves (especialmente Argas reflexus, “Garrapata de las Palomas”), resulta de particular interés en medio urbano. Este parásito se encuentra (y puede picar a humanos) en edificios con nidos de palomas [ver documentos sobre prevención y control de plagas aviares]
  7. La mayoría de los casos de enfermedad humana ligada a garrapatas se producen por actividades al aire libre; Es el caso de la caza, senderismo, camping, etc…. Este documento incluye recomendaciones encaminadas a la prevención y, en su caso, rápida detección y solución de estos problemas.
  8. Las garrapatas pueden transmitir enfermedades cuyo periodo de incubación es muy variables (3 días a varias semanas). Los síntomas de éstas resultan a menudo bastante imprecisos (fiebre, dolor de cabeza, etc…); adicionalmente, alguna de estas enfermedades pueden desembocar en graves secuelas si no se detectan y tratan adecuadamente, por ello:
    – Notifique a su médico acerca de presencia de síntomas compatibles con antecedentes de picadura de garrapata.
    – No resulta mala práctica el conservar (pequeño vial o frasco hermético con alcohol) las garrapatas retiradas del cuerpo. En caso de necesidad posterior, esto permite su identificación precisa por los servicios médicos.
  9. En caso de viajes internacionales, resulta de extrema importancia informarse acerca de las enfermedades prevalentes en ese país y de los riesgos asociados a exposición a artrópodos y otros problemas de sanidad (consumo de agua y alimentos, etc…). Ciertos destinos requieren de vacunación y/o de quimioprofilaxis (consumo de medicamentos preventivos) previos y, no seguir esas reglas básicas, puede suponer contraer una grave enfermedad o –incluso- la muerte.

Desde hace cierto número de años, los profesionales dedicados a la salud ambiental y a la prevención y al control de plagas vienen preconizando y aplicando importantes cambios en las estrategias de actuación. La mayor concienciación de los ciudadanos y de las administraciones en la protección del medio ambiente, la importancia creciente que está alcanzando  la salud ambiental, los avances técnicos y los nuevos descubrimientos científicos focalizan el control de plagas en:

– Prevención versus tratamientos químicos.
– Gestión del medio ambiente como medio de lograr compatibilidad entre poblaciones animales, hombre y salud pública.

En el pasado se hacía excesivo énfasis en la aplicación de plaguicidas como método de  lucha antivectorial, se ha comprobado que los plaguicidas (“biocidas” en su denominación actual) pueden producir efectos colaterales que repercuten en la salud pública y en el medio ambiente (efectos residuales) y que por tanto deben ser utilizados racionalmente. Resulta importante por tanto señalar que el presente y el futuro del control vectorial deben estar basados en la prevención de las causas que favorecen la aparición de plagas; Se trata de eliminar o -en su defecto- reducir a niveles aceptables todos aquellos factores que pudieran favorecen la proliferación de plagas, todo ello enfatizando y priorizando las medidas de tipo higiénico y estructural (“mantenimiento preventivo”) y considerando la aplicación de los productos biocidas como recurso complementario.

Extracción de garrapatas

Las garrapatas son criaturas pequeñas similares a insectos que viven en los bosques y en los campos. Se adhieren a las personas al pasar por el medio de arbustos, plantas y pasto. Una vez que se le pegan a la persona, las garrapatas de desplazan hasta lugares calientes y húmedos, como las axilas, la ingle y el cabello. Las garrapatas se pegan firmemente a la piel de manera típica y comienzan a chupar sangre para alimentarse. Este proceso es indoloro y la mayoría de las personas no notarán la picadura.

Las garrapatas pueden ser bastante grandes -aproximadamente del tamaño del borrador de un lápiz- o tan pequeñas que es casi imposible verlas. Las garrapatas pueden causar una variedad de problemas de salud que van desde casos inofensivos hasta problemas serios.

Ver también: picaduras de garrapatas

Síntomas

Si bien la mayoría de las garrapatas no son portadoras de enfermedades, algunas pueden causar:

Se debe estar atento a los síntomas de estas enfermedades en las semanas siguientes a la picadura de este animal:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Dolores articulares o musculares
  • Otros síntomas seudogripales
  • Rigidez en el cuello
  • Inflamación de los ganglios linfáticos
  • Debilidad

Asimismo, se debe prestar atención a una mancha roja o brote que se inicie en el lugar de la picadura.

La garrapata en sí puede provocar parálisis en los humanos (llamada parálisis por garrapatas).

Los síntomas abarcan:

  • Falta de coordinación
  • Entumecimiento
  • Propagación de la parálisis
  • Hormigueo
  • Debilidad

No se debe

  • NO trate de incinerar la garrapata con un fósforo u otro objeto caliente.
  • NO retuerza la garrapata al quitarla.
  • NO trate de matar, ahogar ni lubricar a la garrapata con aceite, alcohol, vaselina u otro material similar.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al médico si no ha podido extraer toda la garrapata. Igualmente, consulte si en los días siguientes a la picadura de la garrapata desarrolla:

Llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) si tiene signos de:

Primeros auxilios

Si a usted se le pega una garrapata, siga estos pasos para retirarla:

  1. Agarre la garrapata cerca de la cabeza o de la boca con pinzas. No use los dedos sin guantes. De ser necesario, use papel higiénico o una toalla de papel.
  2. Hale la garrapata hacia afuera con un movimiento lento y firme, sin estriparla ni aplastarla. Tenga cuidado de no dejar la cabeza incrustada en la piel.
  3. Lave por completo toda el área con agua y jabón e igualmente lávese muy bien las manos.
  4. Guarde la garrapata en un bote y observe atentamente por una o dos semanas si aparecen signos de la enfermedad de Lyme.
  5. Si no se pueden extraer todas las partes de la garrapata, consiga ayuda médica. Lleve la garrapata en el bote a la consulta con el médico.

Prevención

  • Use pantalones y camisas de manga larga al caminar por áreas de vegetación densa, pastizales altos o zonas muy boscosas.
  • Introduzca las botas de los pantalones largos por dentro de los calcetines para impedir que las garrapatas se trepen por el interior.
  • Mantenga la camisa siempre por dentro del pantalón.
  • Use prendas de vestir de colores claros de manera que las garrapatas se puedan ver fácilmente.
  • Rocíe la ropa con repelente de insectos.
  • Revísese las ropas y la piel con frecuencia mientras está en el bosque.

Después de volver a la casa:

  • Quítese las ropas e inspeccione muy bien todas las áreas de la piel, incluyendo el cuero cabelludo. Las garrapatas pueden trepar rápidamente por todo el cuerpo.
  • Algunas garrapatas son grandes y fáciles de localizar, mientras que otras pueden ser muy pequeñas, por lo que se deben evaluar muy bien todas las manchas negras o cafés en la piel.
  • De ser posible, solicítele a alguien que le ayude a examinar su cuerpo para ver si hay garrapatas.
  • Un adulto debe examinar cuidadosamente a los niños.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s