Viajeros en el tiempo

Cuando piensas en viajar en el tiempo, ¿qué se te viene a la mente?

¿El doctor Who atravesando los siglos en su Tardis, apretando botones en esa especie de máquina de juegos metafísica?

¿Se te vienen a la cabeza imágenes de los artilugios construidos por victorianos en batas de terciopelo para volar a través de las eras?

¿O más bien algo más parecido al auto deportivo de la serie de películas “Volver al futuro”?

En cualquier caso, la pregunta es: ¿podría lograrse alguna vez?

La probabilidad está siendo estudiada por académicos en la Universidad de Birmingham, Inglaterra. Se ocupan de uno de los aspectos de un programa de investigación sobre la naturaleza del tiempo que involucra a universidades en Australia, Estados Unidos, Alemania, Holanda y Turquía.

Es tiempo

Empecemos por lo desilusionante: el equipo de la Universidad de Birmingham no está construyendo en secreto una máquina del tiempo.

Lo que están haciendo es examinar unas ideas profundas y eternas. Eso porque, cuando uno empieza a reflexionar sobre el tiempo, surgen interrogantes sobre física y filosofía, así como sobre la naturaleza de la realidad.

Nikk Effingham, director del departamento de Filosofía, está liderando el proyecto con Alastair Wilson, quien entre otras cosas se especializa en la filosofía de la física.

Si bien es cierto que la probabilidad de viajar en el tiempo es “infinitesimal”, dice Effingham, no es imposible.

Además, subraya, es inherentemente valioso explorar “preguntas intrínsecamente interesantes”: los resultados pueden ser sorprendentes al embarcarse en investigaciones tan abiertas.

Incluso algunas ideas aparentemente obtusas tienen aplicaciones directas.

Un buen ejemplo es lo que está examinando parte del grupo internacional: cómo perciben el tiempo las moscas de la fruta. Y antes de que lo desestimes, considera que el propósito es comprender mejor la noción del tiempo y la memoria secuencial, un tema relevante para algunos trastornos degenerativos en los humanos.

El proyecto de Birmingham tiene la tarea de abordar algunos de los argumentos clásicos contra el viaje en el tiempo, como “la paradoja del abuelo”, la cual argumenta que si alguien regresa al pasado, podría matar a su abuelo, lo que haría imposible que el turista temporal naciera.

Si no puede nacer, nunca puede retornar, así que el viaje en el tiempo es imposible.

Había dos veces…

Pero el cuento no termina ahí, pues los filósofos tienen un contraargumento que evaluar.

Dice que para prevenir tal proceso de autoeliminación, cualquier viajero temporal será permanentemente incapaz de matar a su abuelo -la pistola se atascará, la bala alcanzará a otra persona-, de manera que las líneas del tiempo no se modifiquen.

Otra teoría es que los cambios hechos por un turista temporal crearían una cadena de eventos en un universo paralelo, pero no alterarían el mundo original en el que empezó su viaje.

Esto se relaciona con la teoría que sugiere que nosotros vivimos sólo una versión de la realidad y que hay un número infinito de posibilidades que están ocurriendo en universos paralelos.

El viajero en el tiempo podría hacer cambios que provocarían nuevas secuencias de eventos en esos muchos mundos distintos, sin influir su cronología original.

Más sobre el tema en: ¿Crees en los universos paralelos? y ¿Detectaremos alguna vez universos paralelos?

“Curva temporal cerrada”

Para Wilson, examinar el viaje en el tiempo es una manera de abordar preguntas sobre física fundamental.

Implica pensar sobre el tiempo no como una manera de medir el paso de las horas o los días, sino como una dimensión más parecida al espacio.

Si uno pudiera viajar por este concepto de tiempo, señala Wilson, no sería como “entrar en una caja que te llevaría a lugares”.

Sería más bien una especie de portal desde donde se podría partir y regresar, algo que ha sido descrito por los físicos como “curva cerrada de tipo de tiempo” o “curva temporal cerrada”.

Pero, ¿podría alguna vez ocurrir?

“Nuestra mejor física deja la posibilidad abierta”, responde Wilson.

“Si sucediera, podría ser en alguna región exótica del Universo, muy, muy lejos, cerca de un agujero negro con alta concentración de energía”.

Y subraya un detalle importante: en este caso, “no se trata tanto de inventarse una máquina de tiempo, sino de descubrir la ubicación”.

¿Dónde están los nietos de nuestros tataranietos?

La fascinación con el tiempo refleja cuán intrínseco es a la experiencia humana y todas las cosas vivas.

Está ligado a los ritmos naturales del día y la noche, nacimiento y muerte, el latir del corazón, las unidades más minúsculas de la naturaleza y el origen del Universo.

“Nuestros mejores relojes usan la vibración de un átomo para medir el tiempo, átomos que han estado vibrando desde su creación hace miles de millones de años”, apunta Wilson.

Pero hay otro argumento incómodo contra la idea de que viajar en el tiempo podría llegar a ser posible en el futuro distante con los avances de la tecnología.

Si eso fuera a pasar, ¿por qué no hemos conocido a esos humanos del futuro que viajan a visitarnos en lo que es su pasado?

Pero así no nos hayamos encontrado con un turista temporal, Wilson insiste que el viaje intelectual a lo desconocido en sí mismo es valioso.

“La gente se divide entre aquellos que preguntan: ‘¿hay alguna posibilidad práctica de que se logre antes de que yo me muera?’, y cuando les contestas: ‘no’, pierden el interés, y los que están interesados en las preguntas en sí mismas porque están conectadas con cuestiones fundamentales sobre la humanidad”.

¿Podremos devolvernos alguna vez en el tiempo? El tiempo lo dirá.

– de la bbc

Imágenes reveladoras

William J. Meister, un coleccionista de fósiles no profesional, descubrió en junio de 1968 lo que podría ser el fósil de una huella humana más antiguo que se ha encontrado. Se trata de una impresión sobre piedra que tendría entre 300 y 600 millones de años. Por supuesto que semejante afirmación queda en oposición con todas las teorías conocidas sobre la aparición de los hombres en nuestro planeta. Lo cual, dado que la huella existe de verdad —por lo menos parece serlo— ha generado, como otras cuestiones que nunca se terminan de aclarar científicamente, una gran discusión.

Meister estaba de expedición en Antelope Spring, un sitio ubicado a casi 70 kilómetros de Delta, en el estado de Utah, Estados Unidos de Norteamérica. Lo acompañaban su esposa y dos hijas. Ya habían encontrado varios fósiles pequeños cuando Meister golpeó con su martillo de geólogo una losa de unos cinco centímetros de espesor, partiéndola de plano en dos, como se abre un libro. Allí estaba la huella.

Como suele suceder en todo fósil que ha quedado atrapado en un sedimento, ambos lados del bloque muestran la marca de una sandalia, una en positivo y la otra en negativo, del tamaño normal de un pie humano. Esta pisada es muy particular, porque ha aplastado bajo su suela ni más ni menos que trilobites. Los trilobites pertenecen a un orden extinto, pariente de los arácnidos y los crustáceos marinos como los cangrejos y langostas, que floreció hace unos 320 millones de años y se extinguió por completo hace 280 millones de años. Como se sabe, se piensa que los humanos, como especie, existimos desde hace entre 2 y 3 millones de años. Es imposible que un humano, y menos uno calzado con una sandalia, haya aplastado un trilobite al mismo tiempo que dejaba su huella para la posteridad.

 

 

La sandalia que habría aplastado al trilobite vivo tenía 25,2 cm de largo y 8,4 cm de ancho. El talón está ligeramente más hundido que la suela, tal como es normal en una huella humana. Meister llevó la piedra al profesor de metalurgia Melvin Cook, de la universidad de Utah, quien le recomendó que le mostrara el espécimen a los geólogos de la universidad. Pero Meister no pudo encontrar ninguno dispuesto a examinarla. Se dirigió un periódico local, llamado The Desert News, que publicó un artículo. En poco tiempo la noticia recorrió los Estados Unidos, recibiendo gran atención. El día 20 de julio de 1968 el Dr. Clifford Burdick, geólogo de Tucson, Arizona, examinó el sitio del hallazgo, encontrando de inmediato otra huella, con la impresión del pie de un niño sobre una base de pizarra. “La impresión”, dijo, “tenía más o menos 14,4 cm de longitud y mostraba los dedos del pie abiertos, como si nunca hubiese usado calzado, que causa que los dedos se mantengan juntos. El pie no parece haber tenido mucho arco y el dedo pulgar no es muy prominente”.El Dr. Burdick determinó: “La roca se fracturó en el lado delantero de los dedos antes de que yo hallara el fósil. En esta sección se ve que la estructura de la roca está formada por láminas finas o planos de pizarra. Cuando los dedos presionaron sobre el material blando, las láminas fueron presionadas hacia abajo de la horizontal, indicando el peso que presionó sobre el lodo.Dean Bitter, un docente de la escuela púbica de Salt Lake City declaró que encontró, en agosto de 1968, más marcas de calzados o sandalias en el área de Antelope Spring. Pero no había trilobites aplastados por estas huellas, aunque sí se encontró uno pequeño cerca de las marcas de pisadas, en la misma roca.

Se ha especulado con la posibilidad de que la Tierra haya sido visitada por humanoides muy similares a nosotros hace millones de años, en la época de los trilobites, o que lo que ha quedado registrado allí sea una visita de humanos como nosotros, quizás de un futuro más o menos cercano, que se movilizaron al pasado utilizando alguna clase de “máquina del tiempo”.

Otros Casos

Impresión Fosilizada de una mano

Este fósil, que muestra con exactitud la impresión de una mano humana, muestra un increíble detalle: tiene incluso la marca de una uña. Fue hallado en las piedras calizas de Glen Rose, en Texas, EEUU, y se supone que tiene unos 110 millones de años, o sea que fue dejada en la era de los dinosaurios.

Dedo humano fosilizado

Este fósil, identificado como DM93-083, pertenece a una colección personal y fue hallado en la Isla Axel Heiberg, en el ártico Canadiense. Está datado en unos 100 a 110 millones de años atrás, época que corresponde al Cretáceo. Debajo de la foto se ve una imagen radiográfica, en la que se observan los huesos, que al tener menor densidad que la parte del petrificado exterior se ven en tono mucho más oscuro.
Huellas de hombres en el Cretáceo
En las mismas calizas donde se dice haber hallado la huella de un mano descripta arriba, aparecen huellas que parecen ser humanas, sólo que de gran tamaño (pies de 38 cm de longitud y una separación de huellas que indicarían hombres de más de 2,5 m de altura). Se les llama “The Glen Rose Tracks”. Aparentemente, en el mismo lugar habría huellas de saurópodos (grandes herbívoros) y de dinosaurios carnívoros, e incluso la huellas aparentemente humanas estarían en estratos inferiores (más antiguos, por consiguiente) a los de las huellas de dinosaurios.

William J. Meister, un coleccionista de fósiles no profesional, descubrió en junio de 1968 lo que podría ser el fósil de una huella humana más antiguo que se ha encontrado. Se trata de una impresión sobre piedra que tendría entre 300 y 600 millones de años. Por supuesto que semejante afirmación queda en oposición con todas las teorías conocidas sobre la aparición de los hombres en nuestro planeta. Lo cual, dado que la huella existe de verdad —por lo menos parece serlo— ha generado, como otras cuestiones que nunca se terminan de aclarar científicamente, una gran discusión.
Meister estaba de expedición en Antelope Spring, un sitio ubicado a casi 70 kilómetros de Delta, en el estado de Utah, Estados Unidos de Norteamérica. Lo acompañaban su esposa y dos hijas. Ya habían encontrado varios fósiles pequeños cuando Meister golpeó con su martillo de geólogo una losa de unos cinco centímetros de espesor, partiéndola de plano en dos, como se abre un libro. Allí estaba la huella.
Como suele suceder en todo fósil que ha quedado atrapado en un sedimento, ambos lados del bloque muestran la marca de una sandalia, una en positivo y la otra en negativo, del tamaño normal de un pie humano. Esta pisada es muy particular, porque ha aplastado bajo su suela ni más ni menos que trilobites. Los trilobites pertenecen a un orden extinto, pariente de los arácnidos y los crustáceos marinos como los cangrejos y langostas, que floreció hace unos 320 millones de años y se extinguió por completo hace 280 millones de años. Como se sabe, se piensa que los humanos, como especie, existimos desde hace entre 2 y 3 millones de años. Es imposible que un humano, y menos uno calzado con una sandalia, haya aplastado un trilobite al mismo tiempo que dejaba su huella para la posteridad.

La sandalia que habría aplastado al trilobite vivo tenía 25,2 cm de largo y 8,4 cm de ancho. El talón está ligeramente más hundido que la suela, tal como es normal en una huella humana. Meister llevó la piedra al profesor de metalurgia Melvin Cook, de la universidad de Utah, quien le recomendó que le mostrara el espécimen a los geólogos de la universidad. Pero Meister no pudo encontrar ninguno dispuesto a examinarla. Se dirigió un periódico local, llamado The Desert News, que publicó un artículo. En poco tiempo la noticia recorrió los Estados Unidos, recibiendo gran atención. El día 20 de julio de 1968 el Dr. Clifford Burdick, geólogo de Tucson, Arizona, examinó el sitio del hallazgo, encontrando de inmediato otra huella, con la impresión del pie de un niño sobre una base de pizarra. “La impresión”, dijo, “tenía más o menos 14,4 cm de longitud y mostraba los dedos del pie abiertos, como si nunca hubiese usado calzado, que causa que los dedos se mantengan juntos. El pie no parece haber tenido mucho arco y el dedo pulgar no es muy prominente”.El Dr. Burdick determinó: “La roca se fracturó en el lado delantero de los dedos antes de que yo hallara el fósil. En esta sección se ve que la estructura de la roca está formada por láminas finas o planos de pizarra. Cuando los dedos presionaron sobre el material blando, las láminas fueron presionadas hacia abajo de la horizontal, indicando el peso que presionó sobre el lodo.
Dean Bitter, un docente de la escuela púbica de Salt Lake City declaró que encontró, en agosto de 1968, más marcas de calzados o sandalias en el área de Antelope Spring. Pero no había trilobites aplastados por estas huellas, aunque sí se encontró uno pequeño cerca de las marcas de pisadas, en la misma roca.Se ha especulado con la posibilidad de que la Tierra haya sido visitada por humanoides muy similares a nosotros hace millones de años, en la época de los trilobites, o que lo que ha quedado registrado allí sea una visita de humanos como nosotros, quizás de un futuro más o menos cercano, que se movilizaron al pasado utilizando alguna clase de “máquina del tiempo”.

Las huellas de Malasia
En un sitio dedicado a promover el turismo de Penang, ofrecen unas fotos y un poco de historia sobre una huella gigante (de unos 85 cm) hallada sobre una roca cercana al mar en Batu Maung y otra huella hermana encontrada en Bayan Lepas, una selva distante unos 10 km de allí. También dicen que tienen noticias de huellas similares en unas islas llamadas Pulau Aman y Pulau Jerejak.

 Otros Casos
 El protagonista de la imagen está hablando por celular
 En una iglesia aparece el relieve de un astronauta

EN PARTÍCULAS ATÓMICAS

Físico argentino creó la “máquina del tiempo”

 

fisico

Horacio Pastawski es docente, investigador y físico especializado en mecánica cuántica. Tras años de pruebas, logró volver el tiempo atrás a escala microscópica.

El físico cordobés Horacio Pastawski demostró que, a nivel microscópico, la línea de tiempo presente en cada átomo, partícula u objeto, a veces carece de sentido. Es decir, que el tiempo es reversible a este nivel, ya que no se puede distinguir si corre hacia delante o hacia atrás.

Según informó La Mañana de Córdoba, en el Laboratorio Nacional de Investigación y Servicios de Resonancia Magnética en Sólidos del Conicet y la UNC, el equipo de Pastawski manipuló núcleos atómicos en cristales, generando una especie de “mancha” formada por ondas magnéticas. Esa mancha se dispersó por el cristal en acuerdo con la Mecánica Cuántica -como una gota de tinta se diluye en el agua- cambiando las propiedades magnéticas de éste.

Luego, aplicó una sucesión de impulsos electromagnéticos conocido como “diablillo de Loschmidt” que logró revertir este proceso: las ondas magnéticas regresaron en el sentido inverso hasta reconcentrarse en el punto donde fueron creadas y los átomos volvieron a su estado inicial. Una verdadera “Máquina del Tiempo” que actuó en milésimas de segundo.

En estas imagenes hay alguien descontextualizado, ¿lo ubicas?
Click to play this Smilebox collage

 ¿El hombre que vino del futuro?

Esta es una historia difícil de creer, pero es una historia acaecida realmente, esto es por lo menos lo que afirma el personaje del que vamos a tratar hoy, la historia de un soldado americano que sostiene de poder viajar en el tiempo. Se llama John Titor y dice que  vino del futuro concretamente del año 2036, antes de la que él llama la tercera guerra mundial.
Vino al año 2001 para realizar una misión precisa que se decide a contar a miles de personas, es la crónica de 5 meses que el mundo de Internet jamás haya vivido.
 El objeto de todo esto es un libro publicado por un pequeño editor americano, porque así quiso la madre de este personaje; era la recopilación de todos los mensajes que existían en Internet sobre su hijo, un hijo que ha venido a encontrarla desde el futuro y que ahora se había marchado, aunque detrás de él a dejado un rió de palabras, miles de preguntas y algunas extrañísimas fotografías. Fotografías que según la palabra de la madre, es la maquina con la que John ha vuelto al futuro, una maquina del tiempo.
Yo vengo del año 2036, dice Titor, las bases científicas para el viaje de humanos se completaran en el año 2034, en un laboratorio de Ginebra, con la construcción de la primera maquina del tiempo. ¿Existe algún sitio donde podría mandar las fotografías sin que tenga que dar información personal?, me gustaría podérosla mostrar y responder a vuestras preguntas.
 
Es así como se presente en un foro americano, el viajero del tiempo, listo para discutir con los otros miembros del foro, son millares de preguntas las que se le realizan, pero una de sus primeras afirmaciones se revelará como cierta en poco tiempo, las investigaciones realizadas en Ginebra, la realización de un experimento que podía llevar al descubrimiento de Universos  paralelos y viajes en el tiempo, pasando antes de nada por la física de los agujeros negros.
Según John su misión era regresar en el tiempo para conseguir un objeto muy importante de 1975, un ordenador IBM el modelo 5100, uno de los primeros ordenadores portátiles y capaz de leer el viejo lenguaje de programación,  una vez conseguido se lo llevaría a su tiempo, ya que en el 2036, los esfuerzos estaban concentrados en reparar el medio ambiente, después de la 3ª guerra mundial.
 En el 2038, en el lenguaje Unix, existe un problema de programación y al parecer este ordenador tenía la capacidad de resolverlo, y al no existir ningún modelo en su tiempo es por lo que tuvo que viajar a 1975.
Realmente dicho ordenador es capaz de leer los dos sistemas tanto el actual leguaje de programación como el precedente a este ordenador. En el 2004 fue entrevistado uno de los creadores de dicho ordenador, y explico que las declaraciones de Jonh Titor eran ciertas y que dicha información había sido mantenida en secreto.
 Pero entonces ¿porque apareció en los foros en el 2001?
 
Según él estaba aquí porque había hecho una promesa a su abuelo en el 1975. Le había prometido que regresaría al año 1999, justo antes del año 2000, según él para evitar el efecto 2000, permaneciendo en esta época hasta el 23 de marzo del 2001.
 Dos años después, en enero del 2003 una mujer se presenta en la oficina de un abogado diciendo que se llamaba Kate Titor, la madre de John y que su hijo había vuelto a tras en el tiempo, permaneciendo entre el 1998 y el 2001, dejando pruebas, fotos, documentos e incluso un video, en la que estarían grabadas las imágenes de la partida con su maquina del tiempo.
 Hasta aquí la historia de este supuesto personaje, pero según el propio John Titor, el había nacido en el año 1998, por lo cual en la actualidad viviría en alguna parte de América, entonces, ¿Por qué no buscarlo?
 Esta fue la misma pregunta que se hizo una televisión, y para buscarlo contrato a un conocido investigador, que se dirigió a Tampa, Florida, el lugar en el que el propio John decía que había vivido su familia por los menos hasta el año 2001, fecha en la que desaparecerían.
Dicho investigador intentó localizar a Jonh o a su madre, dirigiéndose primeramente a la base de datos digital reservada de la policía, para después centrarse en la documentación existente en el Palacio de Justicia.
 No se encontró ningún documento referente a ninguno de los dos en estos lugares.
 
Sin embargo continuo buscando los documentos en el archivo de la Universidad de Florida, un lugar que había aparecido en las historias de John Titor, como era de esperar también en la biblioteca de dicha Universidad no existía ninguna referencia, ni a Jonh ni a su madre.
 Por lo cual la investigación se centraría a partir de ahora en seguir el fenómeno Titor, sobre dos cineastas que afirmaban haber grabado a Jonh Titor, y el abogado Larry Haber que había trabajado para la Disney, y que era el propietario de la Fundación de Jonh Titor.
 Estas indagaciones le llevaron hasta Orlando cerca de la Disney, a una pequeña ciudad llamada Celebration, creada por la Disney, en esta ciudad se encuentra la sede de la Fundación antes nombrada. Como era de esperar a la llegada del investigador al lugar donde se supone que estaba la sede, descubre que no era así, sino que por el contrario es la sede de otras sociedades que no tienen nada que ver.
 Después de más pesquisas, por fin el investigador da con el abogado, que aparte de ser el presidente de la fundación, también es el abogado de la familia Titor.
 En la entrevista realizada por la televisión, el abogado Larry Haber, confirma que si bien no ha visto a la familia, por lo menos ha podido hablar con ellos por teléfono en varias ocasiones, diciendo que la familia intenta por todos los medios, de tener a al margen de este asunto. Según el abogado el programa americano de costa a costa, quiso mantener una entrevista con la madre de John, para lo cual tuvo que ponerse en contacto con él, y la entrevista se tendría que hacer de la siguiente manera. El programa tendría que hacerle las preguntas al abogado y este que estaba en contacto  teléfono a Kate recogía sus respuestas y sus declaraciones, este era el único contacto que se podía establecer.
 El investigador con un micrófono oculto, y después de la entrevista a dicha televisión, se entrevista con el abogado en una habitación aparte, con una excusa, lo extraño es que el hermano de dicho abogado también los sigue, allí le sonsaca que aparte de ser el titular de la compañía, también es el de los derechos de autor, y que aunque no le pagan, en caso de que se haga una película o cualquier otra cosa, tendrá derecho a un pequeño porcentaje de los derechos, cosa extraña ya que los derechos pertenecen exclusivamente a él, aunque en esta conversación sigue negando que sea el supuesto Titor.
 La duda que queda es que no se sabe si era posible que dicho abogado tuviese todo los conocimientos sobre ciencia, física, ingeniería que ha transmitido Jonh Titor en sus mensajes.
 Tal vez no, pero tal vez alguien muy cercano a él, pues tenía un hijo que estaba trabajando para la NASA, y su hermano era un especialista en informática, y que había venido en avión, solo para estar presente en dicha entrevista.
 Según el investigador de este caso, para él probablemente este último podría ser el famoso Titor.
 De todas formas, cerca de 300 mil lugares en Internet siguen hablando en la actualidad de John Titor, tú oyente como decimos, tendrás tu propia opinión.
Anuncios

2 comentarios en “Viajeros en el tiempo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s