Completan mapa de las mutaciones de cáncer

DESCIFRARON PROCESOS GENÉTICOS QUE DERIVAN EN TUMORES COMUNES

Un grupo de científicos creó el primer completo y acabado mapa que conduce a los 30 tipos de cáncer más comunes. Analizaron 7.000 genomas y descubrieron 20 “huellas biológicas” detrás de la enfermedad.

El trabajo halló mutaciones que desencadenan tumores.

El trabajo fue realizado en conjunto entre científicos de 14 países. Coordinado por científicos del Instituto Sanger de Cambridge (Reino Unido), las conclusiones fueron publicadas en la tarde de ayer por la revista especializada Nature.

En sí se trata de un nuevo acercamiento a la comprensión de cómo se desarrolla el cáncer y, como tal, podría ayudar a tratar y prevenir un amplio número de tumores.

Un hecho sustancial detrás del trabajo es que cada proceso de mutación deja detrás un patrón de mutaciones, una suerte de “huella digital” que queda impresa sobre el genoma del cáncer que provocó.

Tras estudiar 7.042 genomas de personas con los tipos más frecuentes de cáncer (mama, próstata, pulmón, colorrectal y ovario, entre otros) los científicos descifraron más de 20 huellas de procesos que hicieron mutar al ADN.

En sí todos los tumores son causados por mutaciones en el ADN que se desencadenan en el cuerpo durante la vida de la persona. Se sabe que ciertas sustancias químicas como las del humo del tabaco provocan mutaciones en las células de pulmón que derivan en la formación de un tumor o que la luz ultravioleta puede alterar la piel, provocando cáncer, pero, sin embargo, se sabe muy poco de los procesos que llevan a estas mutaciones.

Por eso el nuevo trabajo es visto como un aporte sustancial. “Lo que hicimos fue identificar la mayoría de las `huellas mutacionales` que explican el desarrollo y la historia de los cánceres en pacientes”, expresó Ludmil Alexandrov, autor principal del trabajo e investigador del Instituto Sanger de Cambridge.

“Ahora estamos comenzando a entender el complejo proceso biológico que se produce a lo largo del tiempo y que va dejando detrás estas huellas sobre el genoma del cáncer”, agregó el científico.

Todos los tipos de tumores analizados tenían dos o más huellas mutacionales, lo que refleja la variedad de procesos que se desencadenan durante el desarrollo de la enfermedad.

En algunos casos, como en el del cáncer ovario, estaban asociados con dos tipos de mutaciones, mientras que en el cáncer de hígado los procesos de mutaciones genéticas asociados eran hasta seis.

Además, para complejizar aún más el proceso, ciertos tipos de huellas se encontraron en más de una forma de cáncer y otras estuvieron confinadas a un solo tipo de enfermedad oncológica.

Por otra parte, entre los 30 tipos estudiados, 25 tenían alteraciones derivadas de procesos biológicos vinculados a la edad y otros con errores producidos al reparar el ADN de las células, acto que se realiza de forma normal en las personas y que cuando falla puede causar graves problemas.

El daño causado por las mutaciones en los genes susceptibles al cáncer de mama, BRCA1 y 2 (que llevaron a Angelina Jolie a extirparse ambas glándulas) fueron hallados en las muestras de cáncer de mama, ovario y páncreas.

Impacto.

“Por medio de un análisis detallado, podemos empezar a utilizar en nuestro provecho esta cantidad abrumadora de información que estaba enterrada en lo hondo del ADN de tantos cánceres”, aventuró Serena Nik-Zainal, coautora del trabajo. “Podremos entender mejor cómo y por qué llega la enfermedad”.

Este mapa de los eventos que causan la mayoría de los cánceres en los humanos es visto por los científicos como un paso muy importante en el entendimiento del proceso que conduce a su formación.

Eduardo Cazap, presidente de la Unión Internacional de lucha Contra el Cáncer, coincidió en que el gran aporte del trabajo es que contribuye a conocer más profundamente cómo se desencadena esta compleja enfermedad.

Cazap, oncólogo argentino y experto reconocido a nivel mundial en su especialidad, expresó en diálogo con El País: “Si conocemos más de los mecanismos íntimos del cáncer posiblemente estemos cerca de la solución”; es decir, la cura de la enfermedad.

“El futuro va a estar un profundo entendimiento de las interrelaciones entre lo genético, lo ambiental externo al organismo y lo ambiental interno al organismo”, estimó Cazap. La Genética es una parte de todos los mecanismos que hay que conocer en profundidad, matizó.

Por su parte, Víctor Raggio, Profesor Agregado del Departamento de Genética de la Facultad de Medicina, estimó que el trabajo podría derivar en el desarrollo de fármacos y la identificación de nuevos blancos terapéuticos. (Ver notas aparte.)

EDUARDO CAZAP

Experto matiza el hallazgo científico

-¿Qué opinión le merece el estudio?

-Es un trabajo serio, el tema es que está enfocado en el patrón genético del cáncer, que es solo una parte del problema porque el cáncer es una enfermedad multifactorial. Si yo tengo una enfermedad causada por un virus y consigo la forma de anularlo posiblemente lo cure; eso pasa con las infecciones pero no pasa con el cáncer.

-Si se aborda una causa aparece otra…

-Claro, el tema es que las células de nuestro organismo tienen un mensaje genético que es “sobrevivir”. Las células están determinadas a tratar de no morir y eso la célula tumoral lo conserva. Si hay un defecto genético y supongamos que lo encuentro en esas huellas que detectaron, lo puedo corregir pero la célula va a encontrar otra forma de evitar que la mate.

-¿Cuáles son los otros aspectos a estudiar?

-Lo genético está dentro del núcleo de la célula, en el ADN, pero hay mecanismos del cáncer que están en el cuerpo de la célula, en el citoplasma, y hay otros que están en el medio de la célula (tienen que ver con evitar que haya vasos sanguíneos que alimenten al tumor) y otro tanto tiene que ver con la respuesta del tejido circundante, si es a favor o en contra del tumor. Todo eso no está dentro del patrón genético.

-¿Entonces?

-Entonces, yo lo plantearía así: ¿es un nuevo conocimiento? Sí. ¿Es un trabajo que agrega datos a la información que se necesita para saber más y avanzar mejor? Sí. ¿Es la probable solución al problema? No lo parece.

VÍCTOR RAGGIO

“Abren la puerta a fármacos”

A diferencia de otros estudios, éste buscó mecanismos comunes a distintos cánceres (y de hecho los encontró) que subyacen al proceso cancerígeno en general (o al menos “bastante general”, es imposible que todos los cánceres compartan todos los mecanismos en común). Las utilidades clínicas pueden ser en el diagnóstico de procesos cancerígenos.

Cada vez más, en lugar de depender sólo de cuestiones morfológicas para identificar células malignas se recurre a marcadores moleculares; el trabajo aporta más marcadores potencialmente útiles. Creo que el mayor interés y utilidad será en el área del desarrollo de fármacos y la identificación de blancos terapéuticos. No hay que olvidar que la mayoría de las terapias oncológicas de hoy matan a las células que más se dividen.

Sólo en la última década han aparecido medicamentos que atacan directamente las fallas moleculares de algunos cánceres (ya sea con compuestos que modulan el efecto de algunas mutaciones o anticuerpos que inhiben el funcionamiento de “moléculas descontroladas”). Este tipo de descubrimientos de mecanismos potencialmente “centrales”, abre la puerta para el desarrollo de nuevos fármacos específicos que puedan modular los procesos moleculares de forma terapéutica.

Por Leticia Costa Delgado

 

Consiguen activar el sistema inmune contra el cáncer

 

Ilustración del cáncer de pulmónLos investigadores realizaron el estudio en un tipo de cáncer de pulmón.

Investigadores en Estados Unidos descubrieron una forma de activar el sistema inmune para que ataque al cáncer.

El sistema inmune está delicadamente balanceado para que ataque a los invasores pero no a los propios tejidos del cuerpo.

 

Estudios en animales, realizados por especialistas del Hospital de Niños de Filadelfia, sugieren que cambiando ese balance se podrían abrir las puertas a nuevos tratamientos contra la enfermedad.

Los hallazgos se publicaron en la revista Nature Medicine.

Existen muchas enfermedades causadas por el sistema inmune cuando se vuelve contra los propios tejidos del cuerpo, como la diabetes tipo 1 o la esclerosis múltiple.

“Nueva inmunoterapia del cáncer”

Un área popular tanto en el cáncer como en las enfermedades autoinmunes han sido los linfocitos T reguladores.

Estos se encargan de suprimir el sistema inmune para prevenir que ataque al cuerpo.

Los investigadores buscaron interrumpir la función de los T, que en otras palabras sería como quitarle los frenos al sistema inmune, para que ataque al cáncer.

“Este descubrimiento es otro paso hacia adelante en el desarrollo de nuevos tratamientos que actúan de esta forma. Pero la investigación está todavía en una etapa muy temprana y no sabemos si este enfoque será seguro o efectivo en las personas”

Uno de los investigadores, Wayne Hancock, dijo que querían encontrar una forma de reducir la función de estos linfocitos de manera tal que permitieran una actividad anti tumor sin que se activaran las reacciones autoinmunes.

Para ello, los especialistas criaron ratones que no tenían la sustancia química necesaria para que los T funcionaran de una forma eficiente. Después utilizaron un fármaco que producía el mismo efecto en ratones normales.

En los dos experimentos, el cambio en el sistema inmune restringió el crecimiento de un tipo de cáncer de pulmón.

“Esto en realidad traslada el campo (de investigación) hacia una nueva y potencialmente importante inmunoterapia de cáncer”, señaló Hancock.

No obstante, todavía queda mucho camino antes de que se pueda tratar a un paciente con cáncer con esta técnica. Se necesitan hacer más pruebas para ver si el mismo proceso se puede manipular en el sistema inmune de humanos antes de pasar a ensayos clínicos.

La doctora Emma Smith, de Cancer Research UK, una organización que investiga esa enfermedad, considera que “cambiar el poder de nuestro sistema inmune contra el cáncer es un campo prometedor en la investigación, y es algo que científicos de todo el mundo están estudiando”.

“Este descubrimiento es otro paso hacia adelante en el desarrollo de nuevos tratamientos que actúan de esta forma. Pero la investigación está todavía en una etapa muy temprana y no sabemos si este enfoque será seguro o efectivo en las personas”.

 

Por

James Gallagher

BBC

Contenido relacionado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s